Desarrollar el talento humano: recursos de educación abierta

De FLOK Society (ES)
Saltar a: navegación, buscar

por Daniel Araya y Paul Bourchard[1][2]

Contenido

Resumen ejecutivo

En esta propuesta de política pública abogamos por la aplicación de principios de la economía social del conocimiento a la educación en el contexto de los amplios cambios en la infraestructura y las prácticas que sostienen el aprendizaje y la educación en el desarrollo del buen vivir. Más allá de las nociones convencionales de aprendizaje y educación que durante tanto tiempo han dependido de sistemas propietarios cerrados (respecto al conocimiento), examinamos el valor de las redes de aprendizaje basadas en comunes en el contexto de infraestructuras de conocimiento abierto y de recursos educativos abiertos. Dicho con sencillez, esta propuesta de política pública enfatiza la aplicación de los principios del buen vivir[3] al desarrollo del talento humano, incluido un énfasis particular en las políticas públicas activas que fortalezcan el bien públicoen un contexto de reciprocidad y de creación de valor basada en los comunes.

La introducción de esta propuesta se inicia con un examen de los principios básicos de los recursos educativos abiertos, subrayando el rol decisivo del libre acceso al conocimiento en la evolución de la economía y la sociedad ecuatorianas. La clave de bóveda del modelo Buen conocer / FLOK[4] es la compartición libre y abierta del conocimiento. Su filosofía fundacional es que el desarrollo más eficiente de la tecnología se da en condiciones de apertura y de colaboración, más que en condiciones de secreto y/o de retención del conocimiento. A través de la democratización del acceso al conocimiento mediante el uso de licencias abiertas, el enfoque Buen conocer / FLOK busca empoderar a las comunidades para que participen sin límites en la producción y el consumo de conocimiento. De este modo, el modelo Buen conocer /FLOK confronta a la perspectiva predominante de que unas instituciones cerradas y jerárquicamente organizadas son el mejor sistema para desarrollar el conocimiento y la innovación. En lugar de esto, sugiere que los modelos abiertos y comunitarios son superiores a los modelos corporativos a la hora de asegurar espacios para la creatividad y distribuir la innovación.

En la sección primera, El contexto ecuatoriano, contextualizamos los cambios en las políticas educativas en el Ecuador, en el marco del amplio sistema económico global en que ahora se encuadra el desarrollo social del país. Levantado sobre la necesidad de un "capital humano" competitivo, la elaboración de políticas económicas está en la actualidad crecientemente orientada hacia el aumento del trabajo de alta cualificación. Es dentro de este contexto global que el gobierno ecuatoriano se ha comprometido a iniciar la mayor restructuración del sistema educativo del país.

En la sección segunda, Examinar la economía del conocimiento, introducimos el modelo Buen conocer / FLOK como alternativa a los sistemas propietarios de conocimiento y aprendizaje.

En la sección tercera, Los comunes del conocimiento abierto, consideramos nuevas formas de conocimiento y aprendizaje ligadas a comunidades de prácticas y plataformas de aprendizaje basadas en los comunes. Mientras los sistemas tradicionales de educación cartesiana exigen que los estudiantes sigan durante años el aprendizaje de una asignatura, la emergencia de los comunes del conocimiento abierto sugiere una aproximación muy distinta tanto a la enseñanza como al aprendizaje.

En la sección cuarta, Estudios de caso, ilustramos el modelo Buen conocer / FLOK y sus características a través de una serie de estudios de caso. Examinamos dos casos de estudio que ilustran los principios de los counes del conocimiento abierto en el contexto de la producción distribuida entre iguales (peer production).

En la sección quinta, Recomendaciones de política pública, proponemos a consideración algunas recomendaciones generales de política pública construidas a partir del modelo Buen conocer / FLOK. Con énfasis particular en las políticas públicas rectoras en materia de aprendizaje y educación, esta propuesta de políticas públicas se centra en los recursos educativos abiertos en el horizontede desarrollar el talento humano que amplía y profundiza el acceso al conocimiento.

Introducción: principios básicos de los recursos educativos abiertos

En contraste con las nociones de una economía del conocimiento que depende del uso de patentes y derechos de propiedad intelectual para avivar la innovación, la concepción Buen conocer / FLOK de la economía social del conocimiento aplica derechos inclusivos de propiedad intelectual a fin de proveer de un acceso libre y abierto al conocimiento. Al subrayar el valor del conocimiento como un bien público, Stiglitz (1999) nos recuerda que mientras que la escasez puede ser una precondición de la economía de la oferta y la demanda, el conocimiento como tal no es un recurso escaso. Como bien público, cualquier cantidad de personas puede construir, consumir y usar el conocimiento sin necesidad de agotar su valor. De hecho, esta evidencia básica es decisiva para entender el sentido fundamental de una "economía social del conocimiento".

Más allá de los modelos de aprendizaje y educación estrictamente alienados con la producción capitalista, se vive una escalada en el interés sobre el potencial de nuevos sistemas pedagógicos y epistemológicos que enfatizan las prácticas y los recursos basados en los comunes. Por ejemplo, los sistemas educativos convencionales dependen a menudo de regímenes cerrados de propiedad intelectual que son en general caros e ineficientes en una economía de escala de los recursos educativos. En el campo de la educación formal, por ejemplo, esto se traduce en la ciencia de acceso abierto, los contenidos docentes abiertos y la educación abierta. A pesar del hecho de que el movimiento de la educación abierta es un fenómeno relativamente nuevo, forma parte de facto de una tendencia más amplia de aperturismo en el aprendizaje y la educación que está directamente conectada con las posibilidades de acción que se abren a partir de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTICs). Presentado de la manera más sencilla, la educación abierta incluye:

  • Contenidos de aprendizaje en forma de material docente, módulos de contenido, objetos de aprendizaje, colecciones y revistas científicas.
  • Recursos y software para apoyar la distribución de contenidos de aprendizaje a través de sistemas de gestión del aprendizaje, herramientas de desarrollo de contenidos y comunidades de aprendizaje en línea.
  • Marcos normativos que favorezcan las licencias abiertas de propiedad intelectual para la promoción de materiales de contenido abierto, el diseño de principios de buenas prácticas y la generación local de contenidos.

En el ámbito del aprendizaje, una educación basada en los comunes reinstalaría la enseñanza como "aprendizaje abierto". Esto implica más que simplemente expandir el acceso a los recursos existentes y se refiere también a abrir los materiales educativos a la contribución libre de todas las personas interesadas en construir estos recursos de manera colectiva. Este enfoque desesntandarizado de generar los materiales educativos supone un reto para la transmisión estandarizada de los modelos de educación. Aunque se encuentra en sus inicios, la tendencia creciente hacia la colaboración entre expertos/as y ciudadanos/as conlleva un potencial formidable para el desarrollo de recursos educativos de alta escalabilidad. De hecho, en la era de las redes virtuales, las personas expertas y las usuarias regulares ya no se encuentran solo en las aulas y pasillos de las escuelas, se encuentran en línea.

Una de las consecuencias de abrir los materiales educativos a la colaboración abierta es una reducción parcial del control de las instituciones educativas sobre el proceso de aprendizaje. Cualquiera y en cualquier lugar puede acceder al conocimiento y a la información, de modo que la autoridad formal de las instituciones educativas se ve necesariamente transformada. Al margen de esto, el rol de las instituciones educativas será probablemente decisivo para valorar y acreditar las competencias de aprendizaje, incluso en un mundo de conocimiento de acceso abierto.

Sección primera. El contexto ecuatoriano

La importancia de la educación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) ha emergido como un enfoque de política común en todo el mundo, conformando un discurso global sobre la reforma educativa. De hecho, no es casualidad que el aumento de la demanda de educación avanzada haya corrido en paralelo a los discursos sobre la "economía del conocimiento". Levantada sobre la necesidad de un "capital humano" competitivo, la elaboración de políticas económicas se encuentra hoy crecientemente orientada hacia el aumento del trabajo de alta cualificación. Es dentro de este amplio contexto global que el gobierno ecuatoriano se ha comprometido a iniciar la mayor restructuración del sistema educativo, lo que incluye 71 universidades y 621.000 estudiantes. Por ejemplo, al final de 2009, el gobierno empezó a conducir un proceso de evaluación de las universidades del país dirigido a avanzar medidas de control de calidad. La política y el planeamiento públicos se han diseñado para hacer a las universidades más selectivas con la intención de desarrollar las competencias y habilidades necesarias para mantener el crecimiento de el Ecuador. A modo de ejemplo, en 2008, la nueva Constitución eliminó las tasas que pagaban los estudiantes en las universidades públicas y, en 2012, introdujo la prueba de acceso a la universidad como medio de admisión a las 29 universidades públicas del país. Como sintetiza el Plan Nacional del Buen Vivir:

Para el período 2013-2017 proponemos el establecimiento de una formación integral a fin de alcanzar la sociedad socialista del conocimiento. Ello nos permitirá dar el salto de una economía de recursos finitos (materiales) a la economía del recurso infinito: el conocimiento. Es preciso centrar los esfuerzos para garantizar a todos el derecho a la educación, bajo condiciones de calidad y equidad, teniendo como centro al ser humano y el territorio. Fortaleceremos el rol del conocimiento, promoviendo la investigación científica y tecnológica responsable con la sociedad y con la naturaleza. (PNBV 2013-2017: objetivo 4: 159).

Para contextualizar los cambios recientes en las políticas educativas de el Ecuador, es importante encuadarlos dentro del amplio sistema económico en el que se encuentra enraizado hoy el desarrollo social del país. La economía ecuatoriana es la octava de América Latina y ha crecido al 5,5% entre 2002 y 2006 (la media más alta para un quinquenio en 25 años). Aunque el crecimiento del Producto InteriorBruto (PIB) cayó al 0,4% después de alcanzar un pico del 7,2% en 2008, ha rebotado desde entonces hasta el 3,6% (Center for International Economic Studies, 2012). El modelo macroeconómico de el Ecuador ha estado ampliamente basado sobre la dolarización y la producción petrolera[5]. De hecho, el sector del petróleo aporta entre el 50% y el 60% de los ingresos provenientes de exportaciones del país. Esto supone entre el 15% y el 20% del PIB y entre el 30% y el 40% de los ingresos públicos. Por ejemplo en 2010, los productos derivados del petróleo crudo y refinado supusieron el 56% del total de los ingresos por exportaciones. Además de la producción petrolera, la industrial se destina sobre todo al mercado interno, con exportaciones adicionales en productos agrarios[6].

Más allá de la exportación petrolera, las prioridades sociales y económicas del presidente Correa incluyen un aumento del gasto en programas de bienestar social que van de la mano de las estrategias de crecimiento económico gestionadas por el Estado. Por ejemplo entre 2006 y 2009, el Estado aumentó el gasto en bienestar social y educación del 2,6% al 5.2% del PIB. Ello ha incluido políticas fiscales expansivas y una fuerte inversión en educación e infraestructuras. Con base constitucional en el desarrollo de políticas de protección social y el enfoque de ampliar el crecimiento económico inclusivo, el gobierno de Correa se ha vuelto deseoso de introducir políticas públicas que puedan impulsar las estrategias de crecimiento postindustrial lideradas por el Estado. Como ejemplo puede notarse el PNBV, confeccionado con un lenguaje y una retórica que espera llevar a el Ecuador más allá de la medición cuantitativa de los resultados económicos para establecer una nueva visión de la inclusión económica, la transparencia y la participación ciudadana (SENPLADES, 2010). En este sentido, el sumak kawsay se en raiza en un enfoque de desarrollo basado en derechos. Este modelo político encuentra su base en la Constitución ecuatoriana de 2008 y se ha institucionalizado a través de la expansión de los ministerios (CentroInternacional de Políticas para el Crecimiento Inclusivo, 2012). Estos ministerios incluyen:

  • Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES). Integra los objetivos de gobierno y los derechos constitucionales en políticas públicas y planes de desarrollo.
  • Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). Desarrolla políticas públicas e inicia programas complementarios para supervisar la implementación de políticas públicas específicas alineadas con los objetivos de desarrollo.
  • Ministerio Coordinador de Desarrollo Social. Supervisa la implementación de las políticas sociales, coordina distintas instituciones sociales dentro del gobierno y colabora a la articulación de esos ministerios y la presidencia.

Desde la perspectiva del gobierno de Correa, la reforma educativa se ha convertido en pieza fundamental para reforzar la capacidad social y económica de el Ecuador. Con esto en mente, tal propuesta de política pública enfatiza la necesidad de integrar los recursos basados en comunes dentro de la planificación más general del sistema educativo ecuatoriano.

Aunque una amplia proporción de la infancia sí tiene escolarización primaria y secundaria, Ecuador no ha conseguido una escolarización completa de su población. Por ejemplo, en el plano de la educación superior, aproximadamente el 80% de la población joven que cursa estudios universitarios lo hace en instituciones públicas dentro de un amplio abanico de calidad. Sin embargo, resulta más problemático que la ratio de graduados en las universidades públicas apenas supera el 15%. En respuesta a este déficit educativo, el PNBV sintetizar distintos objetivos principales para estructurar la política educativa. Estos objetivos incluyen:

  • Incrementar la proporción de población entre 16 y 24 años que ha completado la educación básica al 95%.
  • Incrementar la proporción de población entre 18 y 24 años que se ha graduado de la educación secundaria al 78%.
  • Reducir la proporción de abandono escolar en el octavo año de educación básica y el primer año de educación secundaria al 3%.
  • Incrementar el acceso a Internet en las escuelas al 90%.
  • Incrementar las matriculaciones en la educación superior en un 50%.
  • Incrementar las matriculaciones en los institutos técnicos y tecnológicos en un 25%.
  • Alcanzar una proporción de estudiantes de educación superior que completan sus grados del 80%
  • Alcanzar una proporción de profesionales universitarios que son graduados del 85%.

Sección segunda. Examinar la economía del conocimiento

Como el PNBV señala, la necesidad económica de reducir la dependencia de los recursos naturales y acelerar el compromiso de construir una "economía del conocimiento" se concibe ahora como una clave del futuro desarrollo económico del país. Aunque los valores tangibles se fundamentan en la economía industrial (tierra, trabajo, capital y materias primas), la economía del conocimiento está extendidamente asociada con el trabajo intelectual y el "trabajo cognitivo" (Toffler, 1990; Drucker, 1993). De hecho, una reciente recomendación de la Unión Europea enfatiza la visión de que "la innovación es de lejos el principal factor de crecimiento y productividad. Casi un 85% de los incrementos de la productividad en las modernas economías desarrolladas son resultado directo de la innovación" (Informe Lisboa, 2013).

Donde la teoría económica neoliberal considera el conocimiento como un factor exógeno (o externo) al crecimiento, las teorías más recientes sobre la economía del conocimiento sitúan el conocimiento y la innovación en el centro. Ello incluye inversiones estratégicas en aprendizaje y educación con el propósito de expandir la capacidad económica. De acuerdo al PNBV, el desarrollo de la base de conocimiento de el Ecuador tiene gran potencial: "Esta transición llevará al país de una fase de dependencia de los recursos limitados (finitos) a una de recursos ilimitados (infinitos), como son la ciencia, la tecnología y el conocimiento" (PNBV, 2013: 19). A partir de los modelos de desarrollo comunes en el Este asiático (por ejemplo, Japón o Corea del Sur), el gobierno ecuatoriano ha comenzado a elaborar políticas públicas y planeamientos que enfatizan las inversiones dirigidas por el gobierno hacia las industrias avanzadas y los bienes de alta tecnología.

Esta conceptualización de una economía ecuatoriana basada en el conocimiento se levanta sobre nociones distintas a las de la teoría del capital humano sostenida por Becker (1975) y otros. Como Becker señaló, "... el gasto en educación, formación, sanidad y otros tantos son inversiones en capital humano" (p. 74). De hecho, el PNBV de 2013-2017 promueve un fuerte reconocimiento de la importancia de la educación para una sociedad próspera y democrática. Elaborado sobre un énfasis explícito en avanzar hacia una economía basada en el conocimiento, el PNBV pretende desarrollar una "educación holística" que pudiera generar una economía que se relanzara más allá de "una economía basada en los recursos (materiales) finitos". Con este objetivo, la educación y la formación se consideran ahora inversiones a largo plazos para el bienestar y la futura prosperidad del país. Como expone el PNBV:

Es preciso centrar los esfuerzos en garantizar el derecho a la educación a todos, en condiciones de calidad y equidad, ubicando en el centro al ser humano y al territorio. Fortaleceremos el rol del conocimiento promoviendo la investigación científica y tecnológica responsable con la sociedad y con la naturaleza. Construiremos un conocimiento emancipador, ampliaremos la cobertura y superaremos la calidad en todos los niveles educativos. Fortaleceremos la investigación para la innovación científica y tecnológica (PNBV, 2013-2017, objetivo 4: p. 161).

Más que como medios de retorno al marco de las políticas redistributivas keynesianas de la década de los 1970 (Chenery et al., 1974), la educación y el bienestar social se consideran factores claves para estimular una expansión socioeconómica de largo recorrido (Pierson, 2007; Esping-Andersen, 1990; Nederveen Pieterse, 2012).Desde esta perspectiva, el conocimiento como tal está directamente relacionado con el bienestar social de una gran cantidad de espacios no-monetarizados de la vida, incluida la salud, la vida familiar, la organización comunitaria, la crianza, los gustos culturales y, en general, el desarrollo humano y la autorrealización individual. Esta es una de las razones por las que el curriculum educativo de la mayor parte de los estados del mundo está consagrado a muchos aspectos cívicos, culturales y relacionales de la vida.

De modo que recordamos la exitencia de dos aspectos a invertir respecto al conocimiento. Aunque resulta importante concebir la educación y el aprendizaje humanos como inversiones para el desarrollo económico, es también relevante considerar la alfabetización, la educación básica y el aprendizaje superior como medios para una vida mejor en todos los sentidos.

Una inversión sostenida en educación básica debe incluir unas prioridades equilibradas entre alfabetización, alfabetización digital, salud, vida familiar, organización comunitaria, crianza, gustos culturales y desarrollo humano. Debe cubrirse el acceso a una formación en la lengua materna.

Sección tercera. Los comunes del conocimiento abierto

Dada la creciente demanda de trabajo cualificado, no puede sorprender que la educación y el desarrollo del capital humano sean hoy objetivos de política pública compartidos tanto en estados desarrollados como en desarrollo. Por ejemplo, las teorías sobre el crecimiento endógeno consideran el desarrollo económico como "un resultado endógeno del sistema económico [y] no como fuerzas que traspasan desde el exterior" (Romer, 1994: 4). Más allá de la dicotomía entre las políticas sociales y las económicas, la teoría del crecimiento endógeno sugiere que las políticas sociales deben desempeñar una función central en la conducción de la economía hacia el crecimiento. De hecho, la teoría del crecimiento endógeno confirma la idea de que un crecimiento de largo recorrido depende de las inversiones sociales en política pública y planeamiento.

Aunque la doctrina económica clásica reconoce la necesidad de inversiones sobre el fundamento de que la educación activa externalidades positivas, la teoría del crecimiento endógeno sostiene que el valor del trabajo cualificado incrementa el capital humano que lidera la expansión económica cada vez más. Donde la teoría económica tradicional intentaba capturar y definir el valor del trabajo en términos de los intercambios de mercado, HCT reivindica que las inversiones en educación pueden reforzar el crecimiento directamente. Por ejemplo, los principios fundamentales de HCT incluyen la innovación científico-tecnológica, la codificación del conocimiento a través de las tecnologías de la información y la comunicación, la mercantilización del conocimiento a través de los regímenes de propiedad intelectual y la producción y circulación del conocimiento a través de las redes de conocimiento (Peter, 2009).

Mientras que las políticas educativas han podido estar ligadas de manera estrecha a discursos sobre justicia social o sobre cohesión nacional en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, los modelos internacionales de políticas educativas se interpretan ahora generalmente como un aspecto de los debates sobre crecimiento de mercado y "tratamiento" de los recursos humanos. Como Garrison (2012 370) indica con certeza:

La idea industrial brillante del siglo XIX fue el tratamiento de los recursos naturales hasta convertirlos en partes estandarizadas, aptas para el intercambio y reemplazables de la función de producción nacional. La idea postindustrial brillante del siglo XXI es el tratamiento de los recursos humanos hasta convertirlos en partes estandarizadas, aptas para el intercambio y reemplazables de la función de producción nacional. Las escuelas operan como este espacio para fundir y refinar los recursos humanos.

Sin embargo, ¿cuál es precisamente el rol de la educación institucional en una época crecientemente dominada por tecnologías que permiten la colaboración democrática? En su artículo "Minds on fire" (2008), John Seely Brown and Richard Adler intentan responder a esa cuestión decisiva a partir de considerar la potencia educativa de las redes sociales. Del mismo modo en que las comunidades de iguales (peer communities) están transformando la elaboración de software, Brown y Adler aventuran que las comunidades sociales de aprendizaje van a transformar los procesos productivos en la educación. Como observan, Internet y las tecnologías de redes relacionadas están haciendo posible una revolución en el aprendizaje social interdependiente respecto a las comunidades de prácticas altamente distribuidas. Aunque el enfoque cartesiano tradicional se centra en el aprendiz individual, las redes de aprendizaje social dependen de comunidades de aprendizaje altamente desarrolladas.

En el sistema educativo cartesiano tradicional, los estudiantes pueden dedicar años al estudio de una asignatura; solo después de acumular suficiente conocimiento (explícito) se espera que puedan empezar a adquirir conocimiento (tácito) o práctica acerca de cómo ser un profesional activo en cierto campo. Sin embargo, si se considera el aprendizaje como el proceso de integrar una comunidad de prácticas, este patrón se revierte y se hace posible que nuevos estudiantes se inscriban en este "aprender a ser" incluso si son los que enseñan el contenido de ese campo. Esto anima la práctica de lo que John Dewey denominó "investigación productiva", esto es, el proceso de búsqueda de conocimiento cuando se hace necesario para asumir una tarea concreta (p. 20).

Brown y Adler conectan este enfoque de las comunidades de prácticas con un vuelco más profundo en la propia educación institucional. Del mismo modo en que los iguales productores colaboran a través de redes distribuidas para crear productos y servicios dinámicos, sostienen que el futuro de la educación descansa en su capacidad de abrir el diseño y despliegue de los materiales docentes y los currículos a la producción distribuida entre iguales. Como indican

Necesitamos construir prácticas compartidas, distribuidas y reflexivas dentro de las que las experiencias se recojan, se examinen críticamente, se articulen, se comenten y se pongan a prueba en nuevos contextos. Esto podría denominarse "aprender sobre el aprender", una operación de auto-arranque en la que educadores/as, junto con estudiantes aprendan conjuntamente. (p. 28)

Para Brown y Adler, esto es educación como aprendizaje "basado en la pasión" en el que los y las estudiantes se convierten en aprendices en redes sociales autoorganizadas. Lo fundamental de estas comunidades de aprendizaje es que son un recurso dirigido a la comprensión de una euducación en la que el World Wide Web representa un espléndido almacén de herramientas y recursos para una innovación cultural continua. Este conocimiento común incluye software educativo abierto y acceso a potentes simuladores, así como acceso abierto a sitios web y revistas académicas. Así, señalan:

Esta nueva forma de aprendizaje empieza con las prácticas y conocimientos adquiridos en la escuela pero está asimismo conformada por el continuo aprendizaje a lo largo de la vida que se extiende más allá de la escolarización formal. De hecho, un ambiente de este tipo podría animar a las y los estudiantes a tomar con presteza y alegría esos nuevos conocimientos y habilidades como medios de transformación del mundo bajo su impulso (p. 32).

Sección cuarta. Estudio de casos

La clave de bóveda del modelo Buen conocer / FLOK es la compartición libre y abierta de conocimiento. Al democratizar el acceso a la tecnología y al conocimiento a través del uso de licencias abiertas, el enfoque FLOK busca empoderar a las comunidades para su participación en la producción y consumo de conocimiento. De este modo, el esquema FLOK confronta la perspectiva predominante de que una propiedad intelectual cerrada como principio rector de los sistemas educativos proporciona la base para un acceso de escala al aprendizaje y a la educación. En cambio el esquema Buen conocer / FLOK sugiere que el desarrollo de un conocimiento basado en los comunes proporciona una plataforma más avanzada para un acceso de escala al aprendizaje y a la educación. Un ejemplo claro de conocimiento exitoso basado en comunes que sustenta recursos educativos abiertos es el proyecto "ConNexions" en la Rice University. Estudio de caso 1: Connexions. Democratizar los comunes del conocimiento

Iniciado en 1999, Connexions es un conjunto transdisciplinar de comunes del conocimiento orientado hacia la construcción continuada de herramienas y recursos para todos los niveles educativos (Connexions White Paper, 2004). Inspirado en el formidable crecimiento del software de código abierto, Connexions se diseña para ofrecer a las y los estudiantes y educadores/as el acceso a recursos modulares en todo el mundo. Los y las autoras que contribuyen a Connexions mantienen los derechos de autor sobre los materiales pero los ponen en libre acceso a través de una licencia Creative Commons. Para asegurar la reutilización de los contenidos, Connexions exige a los y las autoras registrar los materiales que publican bajo licencias de atribución Creative Commons. Bajo esta licencia, el o la autora conserva el derecho a ser adscrito como tal (atribuido) donde quiera que se reutilice el contenido.

Como repositorio de recursos, Connexions se configura como un ambiente globalmente distribuido que transciende la exclusividad de la transmisión de conocimiento dentro del aula. Aunque el conocimiento se ha transmitido tradicionalmente a los y las estudiantes en escenarios altamente formalizados, Connexions les ofrece la posibilidad de acceder a un continuum de conocimiento en su totalidad. Mediante una arquitectura peer to peer(de distribución entre pares), Connexions opera como una red particular y no-lineal que permite a estudiantes e investigadores/as entrar al continuum de conocimiento desde cualquier punto de interés. Y lo más importante, al dar a cualquieraacceso a la totalidad del continuum, Connexions exhorta a los/as estudiantes y profesores/as a percibir el conjunto del conocimiento con una mirada holística:

El método tradicional para transmitir esta información (la publicación de libros de texto) resulta ineficiente. En comparación con la tasa a la que el conocimiento vive continuos cambios, es un proceso glacial. El dinamismo del proceso se ha perdido; los y las estudiantes reciben algo que es esencialmente una fotografía de ese continuum en un punto determinado. Los y las autoras de los libros de texto deben consagrar muchos años a escribir sus libros y luego su trabajo es objeto de revisión editorial. Finalmente los libros entran en la imprenta y el circuito del mercado. Esto es un compromiso de tiempo sustancial para los académicos. De este modo y casi por definición, los libros de texto se encuentran desfasados incluso en la fecha de su publicación. El conocimiento que se desarrolla al galope, como ocurre en las ciencias de computación, medioambientales, la bioinformática o la medicina nunca puede caputarse a través de este método de distribución tradicional (Connexions, 2004: 3).

Diseñado en torno a licencias de contenido abierto, Connexions mantiene un ambiente global inclusivo para la autoridad de profesores/as, investigadores/as y estudiantes. Los y las autoras pueden construir o avanzar cualquier contenido en el Contenido Común. Aunque los módulos educativos están codificados en un solo lenguaje (XML), pueden traducirse a múltiples formatos, incluido HTML, PostScript, PDF, Microsoft Word and Power Point. Además, las unidades modulares almacenadas en el Contenido Común pueden combinarse y usarse en una infinta variedad de paquetes de materiales educativos.

La naturaleza colaborativa de Connexions funde los intercambios de la participación en un mejoramiento reiterado a través de la expansión continuada del repositorio. De este modo, Connexions facilita la mejora de la auto-organización del prosumidor[7] sin limitar el acceso. Al usar herramientas de visualización y navegación, quienes desarrollan los currículos pueden explorar continuamente ricos repositorios de recursos altamente escalables. En la misma línea, al usar herramientas editoriales y de revisión posteriores a la publicación, los y las especialistas pueden usar estándares independientes para cosechar materiales de calidad útiles para el dominio de áreas específicas. Además, terceros consejos editoriales pueden emplear unos criterios independientes para filtrar y gestionar los materiales brutos en función de sus necesidades.

Disponible de manera gratuita para cualquiera bajo una licencia de contenido abierto, Connexions pretende hacer posible un repositorio de amplia escala para comunidades de aprendizaje globales. Aunque el repositorio Contenido Común se mantiene tecnológicamente centralizado, el objetivo de Connexions es ampliar su infraestructura hasta poder alcanzar un ecosistema distribuido entre iguales (peer to peer) verdaderamente global. Deliberadamente diseñado para permitir una colaboración global, Connexions es un ejemplo concreto de red distribuida que sustenta a comunidades de prosumidores. Desde esta perspectiva, Connexions representa un potente modelo de gran escalabilidad de las redes colaborativas para facilitar el aprendizaje dirigido por los y las usuarias. Es más, como comunes del conocimiento, Connexions ofrece un marco comprehensivo para considerar el desarrollo de herramientas educativas y materiales para la innovación democrática. Estudio de caso 2: Peeragogy: producción entre iguales, aprendizaje entre iguales

El proyecto Peeragogy [pedagogía peer to peer] es una comunidad virtual para favorecer las prácticas reflexivas de aprendizaje entre iguales y producción entre iguales. El proyecto sintetiza la comunicación y las contribuciones provenientes de un conjunto de miembros globalmente diversos y ampliamente distribuidos, que incluye profesores/as diseñadores/as y otros/as profesionales, así como estudiantes y entusiastas comprometidos/as. El proyecto Peeragogy se ha co-desplegado a partir de un abanico de aplicaciones prácticas del aprendizaje y la producción entre iguales (dentro de las aulas, en comunidades y emprendimientos). Este documento resumen un proyecto de investigación que informó el progreso y crecimiento de Peeragogy:

Estudio de caso: ¿cómo convertir un recurso de referencia en la producción entre iguales en un ambiente de aprendizaje entre iguales?

Antecedentes

PlanetMath.org se fundó en 2001 como un espacio para debatir sobre matemáticas y construir colaborativamente una enciclopedia de las matemáticas. Fue el tema de la tesis de máster de Aaron Krowne's en 2003, "Una arquitectura para la matemática colaborativa y las bibliotecas científicas digitales", realizada en el Virginia Polytechnic Institute y la Universidad Estatal de Virgina (Virginia Tech), bajo la supervisión de Ed Fox. En 2010, PlanetMath fue revisada como comunidad de aprendizaje dentro de la investigación doctoral de Joseph Corneli en la Open University de Reino Unido. Dicho proyecto exigió una nueva comprensión de la producción y el aprendizaje entre iguales.

Metodología

En 2010-2011, Corneli y otros coautores elaboraron un marco conceptual para estudiar el cambio en las comunidades de aprendizaje entre iguales. La peerdagogíase distingue de la pedagogía en tanto se producen cambios decisivos en una dimensión individual (“aprendizaje”) y colectiva (“adaptación”). El marco de la peerdagogía se emplea para recopilar y analizar requerimientos de distintos miembros de PlanetMath, incluidos estudiantes, profesores e investigadores. Esos requerimientos de diseño informan el desarrollo de un nuevo sistema de software para PlanetMath y, en paralelo, ese trabajo informa la concepción de Howard Rheingold sobre el proyecto Peeragogy. Desde 2012, Rheingold y otros/as 30 coautores/as han trabajado en el desarrollo de una robusta colección de prácticas y patrones para realizar aprendizaje entre iguales a múltiples escalas, recopilando y clasificando una variedad de estudios de caso en el Manual de la Peerdagogía. Una de las innovaciones en el proyecto Peeragogy fue el desarrollo de un catálogo de patrones de diseño, que a su vez se emplearon en la evaluación de la reconstrucción de PlanetMath.

Resultados

En el curso del estudio sobre PlanetMath, un análisis basado en los patrones de los y las usuarias y en sus respuestas permitió la creación de tres nuevos patrones de diseño que encapsulaban los codiseños de los y las usuarias con el objetivo de desarrollar nuevas mejoras en el sistema de software de PlanetMath. Estos nuevos patrones de diseño también ayudaron a enriquecer la base de conocimientos de Peeragogy.

Implicaciones para el proyecto Buen conocer / FLOK y las políticas públicas ecuatorianas

El aprendizaje y la producción entre iguales se beneficia de la articulación participativa en todos los ámbitos. Más que “proveer” una infraestructura, es preferible construir sistemas para la colaboración que, como tales, sean producidos entre iguales, en la medida en que ofrecen a los y las usuarias interesantes oportunidades para un vínculo significativo. El catálogo de patrones del proyecto Peeragogy es uno de estos mecanismos, que se ha empleado para confeccionar diseños participativos. Como ilustra el estudio de caso, este catálogo continúa mejorándose a través del uso y el debate. El Manual de Peeragogy, incluyendo la última versión del catálogo, se desarrolla a través del uso público de métodos de peerdagogía o pedagogía peer to peer. Está disponible bajo una licencia Creative Commons Zero, de modo que puede adaptarse libremente. La traducción en distinto idiomas está en marcha, includo el español. Además, la comunidad Peeragogy puede proporcionar apoyo: los miembros del proyecto están muy interesados en colaborar con participantes en proyectos de aprendizaje entre iguales en niveles barriales, nacionales y más allá. Sección quinta. Recomendaciones de política pública

Para apreciar las macro-estructuras que informan el desarrollo del talento humano en el Ecuador, es importante comprender los distintos modelos de política pública y planeamiento que se utilizan para guiar el aprendizaje y la educación. Más allá de los enfoques basados en el mercado destinados a reforzar el desarrollo del capital humano ecuatoriano, por ejemplo, existen en todo el mundo muchos modelos de política pública exitosos que se basan en la planificación del estado. En los estados nórdicos, la inversión social ligada al aprendizaje y la educación ha sido decisiva para su desarrollo socioeconómico. Mientras los teóricos neoliberales han menospreciado el valor de los mercados autorregulados, los teóricos de la "inversión social" señalana la importancia a largo plazo de una inversión articulada entre la educación y el bienestar social. De hecho, Hemerijck (2012) sugiere que la Teoría de la inversión social se basa sobre el modelo nórdico de socialdemocracia, particularmente sobre el Estado de bienestar sueco de la década de 1930.

Construido sobre las políticas sociales de Alva y Gunnar Myrdal (1934), el estado-líder en su apoyo a la educación pública, la sanidad y el bienestar social se percibe como una inversión a largo plazo en la propseridad futura. Desde esta perspectiva, el objetivo se centra en provisiones dirigidas a jóvenes y a sus futuros empleos (Jenson and Saint-Martin, 2003), desde el convencimiento de que “inversiones sólidas en la infancia del presente disminuirán los problemas sociales entre los adultos del futuro” (Esping-Andersen et al., 2002: 51). Más allá de las políticas sociales basadas en el Estado de bienestar nórdico, la inversión social se distingue de otros tipos de modelos de bienestar en su énfasis en maximizar la participación de la fuerza de trabajo. Como Hemerijck (2011: 14) indica:

La lógica de “las políticas sociales como factor productivo” contrasta con la economía neoclásica en tres dimensiones decisivas. En primer lugar, la economía neoclásica, basada en la información perfecta y en la transparencia del mercado, remueve de la consideración teórica cualquier clase de riesgo social y fallo de mercado a los que el Estado de bienestar pretende dirigir su atención. En segundo lugar, dado que la economía neoclásica se concentra solo en los aspectos del coste (público) del Estado del bienestar, es incapaz de apreciar el núcleo de sus beneficios macro y micro-económicos. En tercer lugar, incluso donde el mercado funciona adecuadamente, los problemas de la acción colectiva pueden obstruir la creación de bienes públicos si no puede garantizarse la participación en la política pública y la desafección se hace más común. El mercado está destinado a sub-ofertar la educación, dado de que los beneficios provenientes de ella no pueden ser internalizados. Amplias investigaciones empíricas comparativas realizadas desde el cambio de siglo han revelado que no hay relación entre los resultados macroeconómicos y el tamaño del Estado de bienestar. La existencia de un amplio sector público no perjudica necesariamente la competitividad. Al contrario, existe una relación positiva entre la fertidilidad y los altos niveles de activación femenina en la mayoría de los estados escandinavos...

Mientras las teorías noeliberales sobre la economía del conocimientos enfatizan la importancia de la inversión privada en educación, Lundvall (2004) y otros/as téoricos del desarrollo del talento humano enfatizan la necesidad de inversión pública en la línea de las necesidades de una economía del conocimiento global. Por ejemplo, el concepto de un Estado de la inversión socialapela a la necesidad de rediseñar las políticas sociales en respuesta al creciente ritmo de la obsolescencia del conocimiento.Lo fundamental en la literatura científica sobre la inversión social es el énfasis en las políticas activas de bienestar, que responden a un incrementode los retos sociales que debe soportar la economía en la era de la globalización.

Con base parcial en los estudios de caso presentados arriba, parecería obvio que los sistemas de recursos educativos abiertos tienen la capacidad de impulsar significativamente los logros en el desarrollo del talento humano. De hecho, tal es nuestra visión de que los derechos de propiedad intelectual restrictivos operan contra los propósitos y las necesidades de una economía social del conocimiento. Contra los antecedentes de este análisis, proponemos algunas recomendaciones específicas para transformar los procesos de aprendizaje y educación en el Ecuador. Sobre todo dentro del movimiento por una ciencia abierta, la clave de la diferencia engtre los materiales educativos abiertos y otros recursos educativos es su licencia. En tal sentido, los materiales educativos abiertos sencillamente incorporan licencias que facilitan su reutilización sin requerir permiso del titular de los derechos de autor. Por ejemplo, la publicación en acceso abierto permite la publicación de investigaciones de cierto tipo para liberarlas bajo una licencia abierta. En esta línea, los materiales educativos abiertos directamente abarcan cuestiones mucho más amplias acerca de modelos de economía y sociedad post-capitalistas y post-propietarios.

Recomendaciones de política pública para la educación superior

Ecuador ya dispone de una normativa que considera el software libre y el conocimiento abierto, como el Decreto 1014, de 2008. Asimismo el art. 32 de la Ley Orgánica de Educación Superior hace obligatorio el software libre para su ámbito de aplicación. Las universidades públicas están construyendo sus propios repositorios de materiales educativos abiertos. Dicha tendencia debe ser sostenida y expandida hasta que todos los recursos utilizados en educación superior sean accesibles, abiertos y libres para todos y todas.

Sin embargo, el aprendizaje abierto también implica empezar a abrir el aprendizaje. Las instituciones han dejado de ser las únicas proveedoras de conocimiento y deben adaptarse rápido a esta nueva realidad. En la actualidad, tienen un rol añadido que desempeñar en el apoyo de la educación del país: animar, sostener y acreditar el aprendizaje abierto, lo que implica que esas instituciones deben prepararse para reconocer formalmente el conocimiento adquirido de manera informal.

De cara a construir una agenda de política pública, existen algunos requerimientos básicos:

1. Ecuador necesita instituciones superiores de aprendizaje, sea mediante un estatuto nuevo o a través de las instituciones existentes, que se comprometan con el aprendizaje abierto e innovador a bajo costo. Ello serviría como laboratorio para empezar a extender el aprendizaje abierto hacia otras instituciones.

2. La acreditación de la educación superior debe estandarizarse a lo largo de las distintas instituciones educativas superiores. Los métodos de valoración deben centrarse en los resultados de los procesos de aprendizaje más que si tales procesos o recursos de aprendizaje se producen de hecho dentro de espacios cerrados de aulas.

3. La acreditación del aprendizaje debe basarse en las competencias y no en el tiempo. La adquisición del conocimiento es independiente de la duración de los estudios.

4. Un servicio de "valoración y reconocimiento previo del aprendizaje" debe instituirse en orden a iniciar procesos de acreditación para el aprendizaje alcanzado con independencia de la estructura de los programas, lo que incluye el aprendizaje informal, los materiales educativos abiertos y MOOCs[8](#sdfootnote8sym). El objetivo es 1) acortar los programas de acceso a una titulación mediante el reconocimiento de las competencias adquiridas previamente y 2) facilitar la transferencia de créditos de unas instituciones a otras.

5. La normativa debe limitar el impacto y alcance de los materiales con copyright, sobre todo en consideración del "uso legítimo"[9] en mecanismos educativos. El uso legítimo se funda en la tradicional comprensión de que se permite el uso de material con copyright para fines educativos, de un modo razonable y "legítimo".

Recomendaciones de política pública para la educación básica

Dentro de una economía del conocimiento emergen cambios significativos en materia económica, tecnológica y social que requieren que la educación formal redefina sus premisas básicas. Para expertos en educación, como Bereiter (2002) y Scardamalia (2002), la educación en una economía del conocimiento está intrínsecamente ligada a la capacidad de los/as estudiantes para avanzar conocimientos e ideas. Sugieren que la salud y la riqueza de las sociedades depende crecientemente de aprovechar la creatividad. Por tal razón, Bereiter y Scardamalia indican que la construcción creativa de nuevas teorías e ideas es clave para reformular la educación. En la medida en que los sistemas educativos se han configurado para asegurar la reproducción cultural, no han proporcionado a los/as estudiantes la experiencia de las mejoras a través de ideas independientes. Como Bereiter y Scardamalia exponen, es la población en general y no solo una elite especializada la que debe ser capaz de trabajar creativamente en la producción de conocimiento; lo que implica que estudiantes de cualquier edad deben estar direcamente involucrados en los procesos de creación.

Tal como observan Bereiter y Scardamalia, la clave para desatar este potencial es desarrollar la educación como una “construcción de conocimiento”. Esto implica cuidarlas comunidades democráticas que se encuentran alrededor de los comunes compartidos del conocimiento. Al conectar a las comunidades especializadas con ambientes de compartición, la construcción de conocimiento puede ser capaz de activar una polinización transversal y continuada de ideas de mejora. Desde su perspectiva, no es suficiente con exigir a los/as estudiantes que dominen habilidades de creación de conocimiento: pensamiento crítico, método científico, etc. Las necesidades tecnológicas, sociales y éticas de una sociedad que se globaliza a gran velocidad exigirán a esas poblaciones que sean capaces de construir y desarrollar creativamente nuevas herramientas, ideas y prácticas. Aunque las pedagogías de la educación masiva han buscado largamente que los/as estudiantes dominaran el conocimiento establecido, la educación en una sociedad del conocimiento debe operar como andamiajes de la creatividad propiamente dicha. A través del proceso colaborativo de construcción de conocimiento, los/as estudiantes pueden alcanzar una capacidad de actuar en el ámbito epistémico, esto es, participar en un esfuerzo cooperativo para que la innovación del conocimiento sea exitosa y beneficie a toda la sociedad.

Tal como exponen Bereiter y Scardamalia, un decantamiento conservador en la estructura de la educación masiva ha limitado la creación de conocimiento a una elite. El hecho de que solo en un nivel universitario los/as estudiantes se vean activamente estimulados a crear conocimiento se ha convertido en un problema notable. Si la innovación en el conocimiento constituye genuinamente el fundamento de la economía del conocimiento, la educación pública debe empezar a avanzar más allá de la transmisión de modelos centrados casi en exclusiva en la "reproducción social".

Las promesas de la era digital acerca de abrir los recursos educativos no deben ceñirse solo al dominio de la educación superior, sino que tienen implicaciones para todos los niveles de la educación básica. Maestros/as y estudiantes tienen ahora por igual la posibilidad de acceder a los materiales en línea, claro que si pueden contar con una conectividad digital. El PNBV insta a alcanzar una ratio de "acceso a Internet en las escuelas del 90%".

En regiones donde el acceso a conectividad de banda ancha se encuentra limitado, debe aportarse un sistema alternativo. Una alternativa razonable a la fibra óptica sería el uso de antenas de señal telefónica que dan cobertura a mayores áreas en el Ecuador. A la vez, el principal obstáculo para el aprendizaje celular es el alto precio que los proveedores establecen por el acceso a datos a través de su sistema. Como mínimo, las instituciones educativas deben tener acceso a datos desde el teléfono celular a un precio asequible. Un desarrollo futurible, aunque tampoco enteramente irrazonable, residiría en los actuales experimentos de disponer globos cableados a gran altitud para llevar la señal digital inalámbrica a lugares remotos.

En paralelo al acceso digital, programas de alfabetización digital ofrecerían a los/as estudiantes la oportunidad de entrar en la era digital y vincularse con la construcción de su propio ambiente de aprendizaje personal. Entonces, la escuela se convertiría en un lugar donde los materiaes de aprendizaje abierto sería accesibles, entre otros lugares posibles, incluido el propio hogar.

En el nuevo ambiente, la función de los y las maestras también se ha modificado. Desde su posición como tenedores y distribuidores del aprendizaje, se han convertido en facilitadores que ayudan a navegar por las redes de información y personas interconectadas. De ahí surge la necesidad de formar a los y las maestras para esta nueva función. Los programas universitarios de formación del profesorado tendrían que adaptarse a la nueva realidad digital.

En un ambiente interconectado, el conocimiento se construye a través de la búsqueda colectiva de respuestas a cuestiones auto-definidas. En la actualidad, la expectativa de años de escolarización del gobierno se sitúa en 13,7 años (la educación obligatoria llega a los 10 años), aunque la media de terminación de la escuela en adultos es de 7,6 años en el Ecuador (PNUD, 2012). Sin embargo, no está claro en qué medida la causa de la baja participación se define exactamente como un problema de “acceso”. Existe una tendencia mundial a la ausencia de participación en la educación básica. Numerosos estudios han intentado explicar este fenómeno social, con resultados limitados, donde lo más común es delimitar el impacto de un conjunto de múltiples factores correlacionados.

1. Desarrollar una infraestructura que haga posible el acceso a las comunidades ecuatorianas, en particular a las escuelas, a una conectividad de banda ancha asumible. Invertir en acceso a datos de teléfono celular.

2. Establecer programas escolares tempranos de alfabetización digital.

3. Reformar los programas de formación del profesorado para incluir la educación cooperativa y la experimentación digital.

4. Establecer programas de investigación para determinadas las causas del abandono escolar temprano.

Conclusiones

Aunque puede mostrarse que el conocimiento abierto se ha granjeado el apoyo de muchos agentes importantes, también es verdad que existe una tendencia que lo contraviene de manera directa. La primera manifestación de esta tendencia es la radicalización de la legislación sobre derechos de autor en algunos estados. Por ejemplo, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá han aprobado recientemente normativas que otorgan a los titulares de los derechos de autor poderes de remoción para fortalecer su dominio en la era de las reproducciones digitales (cf. The Millenium Act and Bills C-11 and C-32).

En segundo lugar, numerosas instituciones como universidades, laboratorios de investigación y editoriales en Ecuador y otros lugares tiene que aceptar aún la noción de apertura. Existe un entendimiento persistente de que los materiales educativos, incluidos libros de texto, programas de cursos y otros, son propiedad de la institución que los ha creado y solo los usuarios que pagan deben tener acceso. De modo similar, muchos laboratorios de I+D, en el Ecuador y otros lugares, se resisten de forma activa a la idea de compartir la innovación que podría procurar retornos más altos con el objetivo de conservarla bajo las regulaciones sobre patentes.

La tercera amenaza al acceso abierto es la piratería empresarial. Una amplia instancia de piratería corporativa se encuentra en las editoriales académicas, donde los académicos ya reciben salario (a menudo público) de sus instituciones para crear conocimiento y publicarlo pero donde la industria editorial se apropia de ese trabajo y lo divulga a cambio de un amplio beneficio, sin compartirlo. Tristemente, la práctica de los y las académicas de valorar la producción científica a partir de la definición de lo que constituye una publicación "reputada" (a menudo vista como lo contrario de las publicaciones de acceso abierto) es, en una proporción nada pequeña, también responsable de la piratería académica.

Otra instancia de piratería de los comunes, que resulta además de particular interés para el Ecuador, se actualiza cuando el conocimiento públicamente compartido se patenta o se registra como derechos de autor por parte de intereses privados externos. Por ejemplo, esta piratería de los comunes ocurre cuando intereses privados registran bajo derechos de autor o patentan distintas comunidades de conocimiento compartido, como las técnicas agrarias ancestrales o las propiedades de las medicinas tradicionales. Se trata de una preocupación verdaderamente real y presente para poblaciones rurales y tradicionales en todo el mundo, como ilustran los infames intentos de patentar el arroz de variedad basmati en la India. Otro ejemplo de piratería de los comunes intelectuales es la jurisprudencia estadounidense estableciendo el control de West Publisher como el único proveedor de textos legales elaborados por magistrados públicos. Lo que ha llevado a la revista Wired a preguntar, "¿de quién es la Ley?". En esta instancia, el conocimiento público se ha visto apropiado de nuevo por el interés privado.

Referencias

  • Bereiter, C. (2002). Education and mind in the knowledge age. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  • Center for International Economic Studies (CIES) (2012). Policy recommendations for Ecuador: Export promotion, industrialization and capacity building. Ministry of Strategy and Finance (MOSF), Republic of Korea Korea Development Institute (KDI)
  • Chenery, H., Ahluwalia, M., Bell, C., Duloy, J. and Jolly, R. (1974). Redistribution and growth. Oxford: Oxford University Press for the World Bank.
  • Esping-Andersen, G. (1990) The three worlds of welfare capitalism. Cambridge: Polity Press.
  • Garrison, J. (2012). Individuality, equality, and creative democracy—the task before us. American Journal of Education, 118 (3): pp. 369–79.
  • Hemerijck, A. (2011). The social investment imperative beyond the financial crisis. Growth, well-being and social policy in Europe: trade-off or synergy, 11-19.
  • Hemerijck, A. (2012). Two or three waves of welfare state transformation? In N.
  • Morel, B. Palier, & J. Palme (Eds.), Towards a social investment welfare state. Chicago, IL: The Policy Press.
  • Jenson, J. & Saint-Martin, D. (2003) New Routes to Social Cohesion? Citizenship and the Social Investment State. Canadian Journal of Sociology, 28 (1) pp. 77-99.
  • Jenson, J. (2010). Diffusing ideas for after neoliberalism: The social investment perspective in Europe and Latin America. Global Social Policy, 10 (1), pp. 59-84.
  • Lundvall, B-Å. (2004). Why the New Economy is a Learning Economy. DRUID, Aalborg University. (DRUID Working Paper Series; No. 04-01).
  • Marber, P. (2014). Brave new math: Information, globalization and the need for new policy thinking in the 21st Century. New York: Wiley.
  • Morel, N., Palier, B. & Palme, J. (Eds.) (2012) Towards a social investment welfare state: Ideas, policies and challenges. Chicago, IL: The Policy Press
  • Morel, N., Palier, B. & Palme, J. (Eds.) (2012b). Beyond the welfare state as we knew it? Towards a social investment welfare state: Ideas, policies and challenges. Chicago, IL: The Policy Press
  • Pearce, J.M. (2013). Open-Source Hardware for Science in Ecuador.
  • Peters, M.A. (2009). Education, creativity and the economy of the passions. In M.A. Peters, S. Marginson & P. Murphy (Eds), Creativity and the global knowledge economy. New York: Peter Lang.
  • Pierson, C. (2007). Beyond the welfare state?: The new political economy of Welfare, 3rdedition. University Park: Pennsylvania State University.
  • Romer, P. (1986) Increasing returns and long-run growth, The Journal of Political Economy, 94(5), pp. 1002-1037
  • Romer, P. (1990) Endogenous technological change, Journal of Political Economy, 98(5), pp. S71-102,
  • Romer, P. (1994) The origins of endogenous growth. Journal of Economic Perspectives, 8(1), pp. 3-22.
  • Scardamalia, M. (2002). Collective cognitive responsibility for the advancement of knowledge. In B. Smith (Ed.), Liberal education in a knowledge society (pp. 67-98). Chicago: Open Court.Solow, R. M. (1957). Technical change and the aggregate production function. Review of Economics and Statistics. The MIT Press, 39 (3): 312–320.
  • Stiglitz J. (1999) Knowledge as a global public good. In I. Kaul, I. Grunberg, and M.A.
  • Stern (Eds.) Global public goods. International cooperation in the 21st century, pp. 308-325, NY: Oxford University Press.
  • Taylor-Gooby, P. (2008). The new welfare settlement in Europe. European Societies 10(1): 3-24.
  • Unión Europea (2013). Informe de Lisboa




[1] Investigadores del proyecto "Buen Conocer / FLOK society". Proyecto realizado bajo convenio con el Ministerio Coordinador del Conocimiento y Talento Humano, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación y el Instituto de Altos Estudios Nacionales de el Ecuador.

[2]Traducción al español a cargo de David Vila Viñas. Coordinador de contenidos del proyecto "Buen Conocer / FLOK society".

[3 La noción de buen vivir o sumak kawsay, en quichua, resulta central en el proceso de la "revolución ciudadana” en el Ecuador. “En el proceso que desembocó en la Constitución de Montecristi en 2008, el buen vivir se estableció como el horizonte político en que debía situarse la acción del Estado, la orientación de la economía y la acción de los movimientos sociales de las distintas tradiciones en Ecuador”. Por supuesto, se trata de una opción políticamente muy abierta y sujeta a fuertes confrontaciones por parte de distintos agentes, dentro y fuera del Estado. Sin embargo, puede hallarse un desarrollo dentro del pensamiento y práctica de gobierno al hilo de los Planes Nacionales del Buen Vivir 2009-2013 y 2013-2017 (Vila Viñas, 2014: 2) (NdT).

[4] FLOK es el acrónimo de Free Libre Open Knowledge y apela al proyecto "Buen Conocer / FLOK society" (NdT).

[5] El Ecuador adoptó el dólar estadounidense como moneda después de la gran crisis bancaria de 1999.

[6] El Ecuador es el mayor exportador de banano y plátano verde (en torno a 2 mil millones de USD) y el mayor exportador de camarón (828 millones USD) y cacao (402 millones USD).

[7] Está noción, surgida de la noción de productor o profesional y consumidor, pretende subrayar la posición mixta de los intervinientes en los procesos de producción contemporáneos, en los que los anteriores usuarios/as pasivos/as han pasado a tener una función enteramente productiva en las dinámicas en que participan (NdT).

[8] MOOC es el acrónimo en inglés de massive open online course, es decir, cursos en línea masivos y abiertos. Como es obvio, se trata de modelo de transmisión del conocimiento llamado a desempeñar un rol central en la educación a bajo coste de amplias capas de la población en la era de las NTICs (NdT).

[9] El término de referencia es "fair use o usage" y constiuye una excepción de raíz jurisprudencia del Common Law anglosajón que justifica el uso de material con derechos de autor en casos justificados por el bien superior al que atienden, como el derecho a la educación o a la información (NdT).